domingo, 17 de septiembre de 2017

La Merced, 2017



Día de La Merced (24 de septiembre)

OBJETIVO DE LA JORNADA: Tomar conciencia de lo que es la prisión, de las causas y consecuencias que tiene esta experiencia para toda persona encarcelada. También para valorar la gran labor que la Pastoral Penitenciaria lleva a cabo dentro de las cárceles; el 24 de septiembre de cada año celebran el "Día de La Merced".
"Estuve preso y vinieron a verme".
“… y vinieron a verme”.
Ver a alguien no es ir a fisgonear en una construcción, no es ir a contemplar pasivamente un paisaje,… es ir a ver a una PERSONA.
Y cuando vemos a una persona es imposible que su aspecto, su voz, su imagen, sus gestos,… no nos lleguen, siempre nos impacta, siempre hay un efecto en nosotros.
La experiencia de quienes visitan la prisión y no lo hacen por una nómina ni para cubrir una noticia que se necesita publicar (aún a éstos también les impacta esta experiencia)… sino que lo hacen de manera voluntaria y sin otro afán que SERVIR, de hacerse cercanos/as a la realidad de las personas encarceladas desde unas motivaciones la inmensa mayoría de las veces que arrancan de la fe, lo tiene muy claro.
Así dicen:
-“En la cárcel no están “nuestros pobrecitos presos”, en la cárcel hay personas como yo, con los mismos errores que también yo puedo cometer, personas que piensan, sienten,… como yo puedo sentir”.
-“No pretendo ir allí a dármelas de generoso y sabelotodo, voy a compartir. A dar y recibir. Ellos me interpelan, me cuestionan mucho aunque ni siquiera se den cuenta”.
-“En la cárcel la lectura de un mismo fragmento del Evangelio suena completamente distinto de cómo suena en la calle. Todo alcanza un significado más vivo”.
-“Aparentemente no hago allí nada importante, sólo charlar, aportar mi punto de vista sobre temas que ellos me plantean; es apenas una hora y algo cada semana… pero cuando no voy… ellos lo notan mucho… y yo también”.
-“Con frecuencia constato que el grupito de voluntarios que vamos allí cada semana somos para ellos como una segunda familia, una nueva oportunidad… y ellos se han convertido ya para mí también en una nueva familia”.
-“Lo que para mí y para muchos es tan obvio, tan elemental en la calle… allí dentro eso mismo es algo extraordinario: un abrazo sincero, un rato de compartir, un taller formativo, un simple saludo o estrechamiento de manos, una mirada amable,… todo adquiere una dimensión enorme”.
-“…”.
Si Jesús de Nazaret se identifica con ellos y les nombra como presencia viva de Él mismo…es que hay una llamada a entender que toda persona, haya cometido los errores que haya cometido, no deja jamás de ser PERSONA, no deja nunca de ser hijo de Dios como lo somos todos los demás.

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué conclusiones obtienes del vídeo que abre este artículo?. ¿Y de los enlaces para ampliar?.
  • ¿Conoces personas que trabajen en la prisión, voluntarios o contratados?. ¿Qué te han contado sobre ese lugar?.
  • ¿Conocías la experiencia del voluntariado de prisiones, de la Pastoral Penitenciaria de Tenerife, por ejemplo?. ¿Qué podríamos hacer para conocerles y que nos hablen de su labor?.
  • ¿Qué piensas de esos testimonios que vienen recogidos en esta entrada?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario